Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, así como para las estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Por más información lea nuestros Términos y Condiciones

El Papa que mataron

Detalles
Cant. Págs.
274
Dimensiones
160 x 230 x 17mm | 475g
Fecha de publicación
Editorial
EDITORIAL ULTIMA LINEA
País de publicación
Spain
Lenguaje
Spanish
ISBN
9788418492174
Precio de venta
$ 977
Aceptamos transferencia bancaria, Abitab, RedPagos y todas las tarjetas a través de mercadopagos.
Chateanos por WhatsApp
Precio de venta
$ 977
Aceptamos transferencia bancaria, Abitab, RedPagos y todas las tarjetas a través de mercado pagos.
Chateanos por WhatsApp
Detalles
Cant. Págs.
274
Dimensiones
160 x 230 x 17mm | 475g
Fecha de publicación
Editorial
EDITORIAL ULTIMA LINEA
País de publicación
Spain
Lenguaje
Spanish
ISBN
9788418492174
Descripción

La publicación en Italia de la biografía oficial del proceso de beatificación, Albino Luciani. Giovanni Paolo I. y la publicación en Estados Unidos del libro del gánster Anthony S. Luciano Raimondi When the Bullet hits the Bone (Cuando la bala golpea el hueso) en el que confiesa haber participado en el asesinato de Juan Pablo I, hace necesario una relectura sobre la muerte de este papa.Además un sobrino del entonces cardenal Luciani desapareció «trágica y misteriosamente» el viernes 2 de mayo de 1975. Es la primera vez que se aborda este tremendo enigma relacionado con el misterio del papa desaparecido. Se dice que Albino Luciani comunicó a un pariente suyo esta confidencia «Me la han querido hacer pagar».Es una novedad también el hecho, ocultado durante cuarenta años, que es presentado como la pastilla del mayordomo. Sorprende que el mayordomo le diera una pastilla al papa, cuando le correspondía hacerlo a sor Vincenza, que era enfermera. Sorprende también que este mayordomo sustituyera a primeros de septiembre a los hermanos Gusso, que fueron despedidos por el secretario irlandés del papa, John Magee, «amigo de Marcinkus».